¿Qué es una sobrecarga muscular? ¿Cómo puedo reconocerla?

Sobrecarga muscular

¿Qué es una sobrecarga muscular? ¿Cómo puedo reconocerla?

Hacer deporte en casa se ha convertido en una de las actividades que más hacemos, ya sea para mantener el ritmo que llevábamos practicando deporte o por desestresarnos. Puede que por exceso de tiempo, practiquemos más ejercicio del que puede soportar nuestro cuerpo o por falta de experiencia, hagamos sobreuso de determinados músculos. Es muy probable que se produzca una sobrecarga muscular si se dan las situaciones anteriores. 

Una sobrecarga muscular se produce cuando hay una contracción involuntaria del músculo y las fibras musculares. Si esto se prolonga, genera una incomodidad  y dolores en la zona afectada. Puede darse en cualquier persona, ya sea por exceso de ejercicio como por realizar una mala ejecución de los movimientos. 

Hay zonas del cuerpo que son más propensas a que sufran sobrecargas musculares, como el cuello, los hombros, las piernas y los brazos. En el siguiente apartado te vamos a contar los principales síntomas y tratamientos para una sobrecarga.

Estos son los síntomas de una sobrecarga muscular

Los principales síntomas de una sobrecarga muscular son dolores fuertes y pesadez en los músculos afectados. Además, también puede ocasionar molestias en las articulaciones y falta de movilidad y velocidad a la hora de realizar determinados movimientos.

Es relativamente fácil percibir una sobrecarga de manera externa, puesto que puede apreciarse un aumento del tono al tocar la zona y el músculo suele estar más tenso de lo normal.

Hay muchas lesiones que se producen en parte por las sobrecargas, ya que hay personas que no consideran que sean suficientemente graves como para ir a un especialista. Las enfermedades a las que puede desembocar la sobrecarga junto a estas lesiones son la tendinitis o la fascitis. Las más frecuentes son la tendinitis del tendón de aquiles, muy común en deportes de carrera; codo de tenista, como su nombre indica, se produce en deportes de raqueta; y fracturas por sobrecarga de tibia.

Cómo aliviar una sobrecarga muscular

  • Reposo

El tratamiento más comunes para mejorar una sobrecarga es es mantenerse en reposo. Evitarás cargar más el músculo y además, que se agrave la lesión. El descanso diario es vital para que el cuerpo se recupere. Dormir también es necesario para el descanso muscular.

  • Aplicar frío / calor

Muchas veces tenemos la duda de si aplicar frío o calor. Aplicar calor es para lesiones que te duelen de hace días y dónde ya no existe inflamación. El calor dilata los vasos sanguíneos y facilita la circulación, aliviando el dolor. Aplicar calor en la zona afectada disminuye las molestias. Puedes hacerlo durante unos 20 minutos al día en la zona afectada. Por otro lado, el frío es recomendado para lesiones que tienen inflamación y que por tanto son más recientes. Al contrario, hace que los vasos sanguíneos se cierren y descienda la temperatura, lo que hace que disminuya la inflamación. Puedes hacerlo en tandas de 10 minutos, 3 veces al día.

  • Acudir a un fisioterapeuta

Ir a un especialista te ayudará a tratar tu lesión, sobre todo si deriva a enfermedades como la tendinitis. El fisioterapéuta, además de realizarte un masaje de descarga, puede llevar a cabo un drenaje linfático que evita la acumulación de líquido en la zona. También te recomendará ejercicios y masajes para mejorar la sobrecarga. 

  • Utilizar Fisiocrem 

Fisiocrem tiene una fórmula con ingredientes naturales como Árnica, Caléndula, Hypericum y Melaleuca, plantas tradicionales famosas por su efecto antiinflamatorio y analgésico. Es una solución rápida y eficaz tanto para antes como para después de hacer ejercicio o para ayudar a los músculos resentidos por una sobrecarga, facilitando la recuperación muscular. Además, previene lesiones y alivia la sensación de cansancio. 

Fisiocrem