Las principales articulaciones del cuerpo humano y su importancia

Las principales articulaciones del cuerpo

Las principales articulaciones del cuerpo humano y su importancia

El ser humano está hecho para moverse. Lo más curioso es que nuestro grado de movilidad indica nuestro estado de salud y nuestra edad. Y a su vez, el movimiento tiene una influencia directa sobre la salud, cuando menos nos movamos más se van a atrofiar las principales articulaciones del cuerpo humano. Ocurre lo mismo con nuestras vísceras y órganos internos, así como con nuestro sistema nervioso. En resumen, ocurre con todo el cuerpo.

Cuánto más nos movamos más se beneficiará nuestro cuerpo, o por el contrario, saldrá más perjudicado. Los beneficios del movimiento son muchos y gran parte de la responsabilidad de que nos movamos es de nuestras articulaciones. Son muy importantes, ya que permiten la unión entre el hueso y el cartílago o entre dos huesos, sin ellos sería imposible el movimiento. 

Es muy necesario mantener un cuidado adecuado de las articulaciones, ya que están sometidas a una presión constante, así como a un riesgo de lesión por movimientos cotidianos. La probabilidad de sufrir dolor en las articulaciones aumenta con la edad, el sobrepeso y con la práctica deportiva. De todas las articulaciones, la más vulnerable es la rodilla, ya que es la que somete casi todo el peso del cuerpo todo el día. Otras articulaciones que también suelen sufrir bastantes son los dedos de las manos, las caderas, tobillos y hombros, todos ellos articulaciones móviles.   

Aquí te dejamos una guía para el cuidado de la salud muscular y articular para evitar dolores futuros.

 

Qué tipos de articulaciones hay

Según la RAE, una articulación es la “unión de dos piezas que permite el movimiento relativo entre ellas”. Los huesos están unidos a las articulaciones. Cuando un conjunto de huesos se encuentra en un punto, para que estos no choquen entre sí y no se desgasten están cubiertos por un tejido flexible, lo que viene siendo el cartílago articular. 

Dentro de esta cavidad se encuentra la cápsula sinovial, en él está el líquido sinovial. Este líquido es bastante viscoso, de color transparente y su función principal es hacer de amortiguador para que no haya mucha fricción entre los huesos. 

Las principales articulaciones del cuerpo humano se clasifican según su amplitud de movimiento:

  • Articulaciones móviles o sinoviales: Son las articulaciones que tienen más capacidad de movimiento. Están llenas de líquido sinovial, que actúa a modo de lubricante para ayudar a las articulaciones a moverse con facilidad. Este tipo de articulaciones son: la cadera, los hombros, los codos, las rodillas, las muñecas y los tobillos. Según el tipo de movimiento que realicen podremos diferenciar entre articulaciones de deslizamiento, de flexión en un plano o de rotación.

 

  • Articulaciones semimóviles o cartilaginosas: Permiten una movilidad más reducida que en el caso anterior. Están unidas por cartílagos, como en la columna vertebral. Por ejemplo, cada una de las vértebras se mueve con respecto a la vértebra superior e inferior. Conjuntamente, estos movimientos dan flexibilidad a la comunidad vertebral.

 

  • Articulaciones inmóviles o fibrosas: Este tipo de articulaciones suele darse entre huesos planos, que permite la unión entre ambos huesos pero sin permitir el movimiento. Este tipo de huesos, que se caracterizan por su dureza, suelen tener terminaciones salientes y entrantes, como dientes, y de esta manera encajan como si fuera un puzzle. La bóveda craneal, por ejemplo, está formada por placas óseas, que aunque durante el nacimiento estas se mueven, más adelante a medida que el cráneo deja de desarrollarse, se vuelven fijas e inmóviles.

 

Como hemos dicho anteriormente, es normal tener dolores articulares a lo largo de nuestra vida. Cuando esto se produce, suele ser debido a la rigidez, inflamación y sensibilidad a la palpación. Sus principales causas son enfermedades como la artrosis, lesiones como esguinces o fracturas.  Otros factores podrían ser la predisposición genética, la obesidad o intervenciones quirúrgicas previas. 


El exceso de práctica deportiva también es otro factor de riesgo en ocasiones  difícil de medir o controlar, por ello muchos de ellos deben de tomar precauciones complementarias para proteger su sistema articular. Los complementos para las articulaciones deben de tener componentes como el colágeno y/o magnesio, ya que tienen un efecto eficaz sobre estas. Fisiocrem músculos y articulaciones contiene colágeno y magnesio, junto con leucina, vitamina C, ácido hialurónico, glucosamina y condroitina. Fisiocrem Músculos y Articulaciones ayuda a cuidar las articulaciones y a la recuperación muscular del día a día. Además, contribuye a que los músculos se recuperen más rápido después de realizar ejercicio y alivia la sensación de cansancio muscular.

Fisiocrem
Fisiocrem