Inflamación muscular: los mejores remedios naturales

Soluciones para la inflamación muscular

Inflamación muscular: los mejores remedios naturales

Todos los que nos preocupamos por evitar la ingesta excesiva de medicamentos, así como la automedicación, estamos siempre en la búsqueda de las recetas de nuestras abuelas para aliviar ciertos males.

De ahí que usemos hielo para un dolor de cabeza, cebolla, ajo y miel o infusiones de jengibre para la gripe, o aloe vera contra el estreñimiento o para evitar cicatrices en la piel por quemaduras o cortes.

Las noticias sobre los resultados que pueden ofrecernos los remedios y soluciones naturales son maravillosas. Siempre nos pueden ayudar a reducir las molestias, sin que ello implique sustituir las terapias médicas, sino para complementar ciertos tratamientos.

De ahí que, cuando sufrimos una inflamación muscular, podamos complementar los tratamientos indicados, con masajes o ungüentos de arcilla roja, árnica, caléndula, hypericum o melaleuca, todas conocidas por poseer efectos antiinflamatorios.

Causas de las inflamaciones musculares

Las causas de las inflamaciones musculares pueden ser diversas. Pero, ¿por qué duelen los músculos? Es sencillo, casi siempre producto del exceso de actividad física, por hacer deportes sin calentamiento previo e, incluso, por malas posturas, como la tortícolis aguda, o por los síntomas del estrés en el cuerpo donde la tensión causada por el estrés diario, puede provocar una  contracción muscular haciendo que sintamos dolor.

Para cada tipo de molestia hay distintos tratamientos naturales complementarios que podemos incluir para mejorar. 

Contracturas musculares

Si se trata de una contractura muscular, que es muy fácil de identificar, podemos aplicar uno que siempre tenían a mano las abuelas: ungüento de arcilla roja.

Preparación: En un plato hondo o cuenco vierte la arcilla roja en polvo. Añade agua poco a poco hasta que obtengas una pasta sin grumos y bien homogénea. 

Aplicación: Sobre la zona dolorida coloca la pasta y deja actuar durante 30 a 60 minutos. Su aplicación es de 1 o 2 veces al día, tratamiento que debe durar entre 2 y 5 días. Eso sí, evita siempre aplicarla en áreas de la piel que tengan alguna herida, o esté especialmente sensible o irritada.

Sobre esfuerzo o demasiado ejercicio

La tensión por el ejercicio no es solo muscular, también tendones y articulaciones pueden resentirse. Un buen masaje en la zona dolorida puede aliviar esta tensión, en caso de que hayamos excedido nuestra capacidad en la actividad física, o cuando estamos comenzando una nueva rutina de entrenamiento.

Sin embargo, la mejor forma de aliviar las molestias por tensión muscular o contracción de tendones y articulaciones, es el ejercicio de estiramiento. Incluye en tu rutina de entrenamiento una sesión para dar flexibilidad a tu cuerpo.

Aquí te mostramos algunos que puedes hacer desde hoy mismo:

  • Media luna: De pie y con las piernas juntas, estira los brazos por encima de la cabeza y entrelaza los dedos; ahora muévete suavemente, pero con fuerza, hacia un lado. Mantén la postura unos minutos y luego repite hacia el otro lado.
  • Piernas hacia el pecho: Túmbate boca arriba en una colchoneta, coloca las plantas de los pies en el suelo y, con las manos, lleva una rodilla hacia el pecho lo más cerca que puedas. Alterna con cada pierna.
  • Brazos atrás: De pie y con las piernas juntas, estira los brazos hacia atrás y entrelaza los dedos; ejerce un poco de presión.
  • Puntas de pie: En la misma posición de la media luna, esta vez estira todo tu cuerpo hacia arriba poniendo tus pies en puntas.

Una vez terminada la rutina de estiramiento puedes darte una ducha, alternando agua caliente y fría. Te proporcionará sensación de alivio y además activará la circulación mientras que exfolias la piel ¡Un tratamiento todo en uno que tu cuerpo agradecerá!

Ahora bien, como complemento para potenciar el alivio del malestar muscular, en el mercado existen cremas como Fisiocrem gel active. Esta contiene los mismos ingredientes, Árnica, la Caléndula, el Hypericum y la Melaleuca, plantas tradicionalmente conocidas por su efecto antiinflamatorio y analgésico. Este gel está diseñado para activar, mediante un masaje, su tecnología de cambio térmico de frío-calor, que desde el primer uso ayuda a disminuir la tensión y contribuye a reducir las molestias musculares.


 

Fisiocrem
Fisiocrem