Qué es la fatiga muscular: causas y síntomas

Fatiga muscular

Qué es la fatiga muscular: causas y síntomas

La fatiga muscular es muy común entre deportistas habituales y profesionales, pero también en personas que realizan actividades que requieren mucho esfuerzo físico o personas que no están acostumbradas a una rutina de entrenamiento y se exigen más de lo que su cuerpo es capaz de dar. Cuando se experimenta una sensación de agotamiento extremo, es que la fuerza no está de nuestro lado y nuestros músculos comienzan a fallar.  

La fatiga muscular nos lleva a una pérdida total o parcial de la capacidad física, lo que impide seguir realizando una acción determinada. Cuando se somete al cuerpo a un esfuerzo muscular muy intenso, llegando

Fatiga muscular síntomas

La fatiga muscular es, en resumen, cansancio muscular y sucede cuando hay un agotamiento extremo de las fibras musculares ante una actividad física intensa. Aunque resulte molesto, esta situación es muy común, ya que es un mecanismo de defensa del organismo durante o tras realizar ejercicio físico de alta intensidad. Los síntomas son:

  • Respiración acelerada e irregular.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Aumento del ritmo cardiaco.
  • Falta de coordinación y de fuerza.
  • Molestias y dolor generalizado.
  • Pesadez y rigidez muscular.
  • Agotamiento.
  • Sensación de incomodidad y debilidad general. 

Causas de la fatiga muscular

La fatiga muscular es la incapacidad o falta de fuerzas para continuar realizando una determinada actividad. Sucede cuando los músculos no tienen la fuerza suficiente para continuar, como si se hubiese agotado nuestra batería. Concretamente, ante la realización de una actividad física, el músculo activo requiere de oxígeno y de reservas energéticas de glucógeno; cuando se aumenta la intensidad de la actividad, esa necesidad de oxígeno aumenta, sobrepasando los niveles que el sistema de transporte es capaz de proporcionar. 

Esta situación desemboca en que el músculo activo busque otra fuente de energía, llegando a aumentar el ácido láctico que, a su vez, desarrolla una acidosis metabólica que puede derivar en la descomposición de la fibra muscular. Toda esta situación se debe a la convergencia de múltiples factores, siendo el principal la inhibición de la función motora cuando se alcanza el límite de tolerancia o exigencia muscular. 

Otras causas de la fatiga de muscular pueden ser las siguientes: 

  • Niveles de calcio insuficientes, lo que dificulta la contracción y la relajación muscular.
  • Acumulación de ácido láctico. Esta sustancia es producida por los músculos en el metabolismo anaeróbico y se forma cuando el cuerpo descompone carbohidratos para utilizarlos como energía en momentos de niveles bajos de oxígeno. Como ya hemos señalado, un exceso de esta sustancia puede desembocar en la descomposición de la fibra muscular.
  • Falta de hidratación. Se debe a la pérdida de agua y electrolitos a través del sudor. Es importante beber agua antes, durante y después del esfuerzo físico.
  • Deficiencia de glucógeno, que no es más que los hidratos de carbono almacenados en el organismo. Una deficiencia de estos puede desembocar en la pérdida de fuerza y resistencia muscular.
  • Una mala alimentación, falta en vitaminas, minerales e hidratos. Es importante mantener el equilibrio entre la cantidad y la calidad para optimizar el rendimiento y la recuperación.
  • Realizar esfuerzos intensos sin la adecuada recuperación. El equilibrio entre entrenamiento y recuperación es muy importante de cara a la progresión del rendimiento y la prevención de la fatiga.
  • El sobreentrenamiento. En relación con la causa anterior; si se exige más al cuerpo de lo que puede dar al final entrará en colapso. Además, el estado físico es muy importante, hay que aumentar la intensidad de los ejercicios de manera progresiva, no de golpe.
  • La presencia de lesiones musculares y calambres durante la actividad también afectan al buen funcionamiento de los músculos
  • El componente genético, la falta de sueño o el consumo de bebidas alcohólicas, el tabaco y cualquier otro tipo de droga son factores íntimamente relacionados con la fatiga muscular.

Si te sientes identificado o identificada con toda esta información, prueba a usar Fisiocrem Gel Active, la solución de masaje rápida y eficaz para la preparación de los músculos y, así, evitar lesiones en la vida cotidiana o del ejercicio. Lidia con la fatiga muscular gracias a este producto elaborado a partir de ingredientes naturales como el árnica, la Caléndula, el Hypericum y la Melaleuca, plantas reconocidas por sus efectos antiinflamatorios. 

Asimismo, Fisiocrem Gel Active es apto para mujeres embarazadas y en periodo de lactancia, así como para niños a partir de tres años. Además ¡no mancha la ropa! Es el producto perfecto para cuidar la salud de tus músculos y los de toda tu familia.

 

Fisiocrem