El entrenamiento y los dolores musculares

Dolores musculares entrenando

El entrenamiento y los dolores musculares

Si has decidido hacer de nuevo ejercicio después de un tiempo, es muy probable que aparezcan dolores musculares después de entrenar. Esta sensación de rigidez y dolor se conoce como dolor muscular. Es el resultado de una lesión de las fibras musculares provocada por un ejercicio nuevo o por un exceso del mismo. Este dolor significa que los músculos han sido llevados un poco más allá de sus capacidades y que necesitan recuperarse. Una vez recuperadas las fibras desgarradas, se hacen más fuertes. 

Debes tener cuidado para que no se produzcan sobrecargas o lesiones más graves como la tendinitis. Si el dolor no es muy intenso, entrenar ligeramente el músculo para reducir y acelerar el proceso de sanación, pero con cuidado, porque si te pasas, puedes aumentar el riesgo de una lesión. Si el dolor es intenso, es mejor descansar y dejarlo sanar. 

A veces ocurre que tras hacer ejercicio, aparecen los llamados espasmos musculares o calambres. Es una afección muy común entre personas que no llevan un ritmo de entrenamiento, pero también en deportistas experimentados. En este post, te vamos a explicar detalladamente qué son, sus posibles causas y algunos tips para prevenirlos. 

Las causas de los espasmos y dolor muscular después de entrenar

Un espasmo muscular es una afección que se produce durante o después de entrenar y provoca que el músculo se contraiga sin posibilidad de relajarlo, que derivan a un estado rigidez.  Lo más recomendable es dejar de hacer lo que estabas haciendo durante unos minutos si ocurre mientras entrenas. 

A día de hoy, no se conoce la causa exacta de los calambres porque depende mucho de la persona y del caso. Se cree que la principal causa es el esfuerzo excesivo, tanto por hacer más tiempo de lo normal o a mayor intensidad. También puede ser todo lo contrario, la falta de ejercicio y experiencia a la hora de realizarlos. Otras posibles causas son:

Deshidratación: cuando practicamos ejercicio, nuestro cuerpo pierde mucha agua. Debemos mantenernos hidratados todo el tiempo para no aumentar el riesgo de que se produzca un espasmo muscular. 

  • Falta de electrolitos: debido a la sudoración, perdemos también electrolitos, como la sal. Es importante mantener una dieta equilibrada para evitar que se produzca una situación de fatiga y espasmos.
  • Hacer ejercicio con mucho calor/frío: las exposiciones a temperaturas extremas no son buenas en general para nuestro organismo, sobre todo cuando hace calor.
  • Realizar el ejercicio de manera incorrecta: esto no solo puede provocarnos espasmos musculares, también lesiones más graves como roturas y desgarros. Es muy importante realizar los ejercicios de manera correcta para evitar este tipo de situaciones que serán muy dolorosas.

Cómo aliviar el dolor muscular después del entrenamiento

Hay algunos consejos para cuando se produce un espasmo muscular. Sirven para aliviar el dolor y la sensación de fatiga en el músculo. Lo primero y más importante es dejar de hacer el ejercicio, como hemos mencionado con anterioridad. Tras esto, aquí tienes algunos tips para aliviar el dolor:

Hidrátate: bebe mucha agua para recuperar los líquidos que hayas perdido. También puedes beber otros líquidos que aporten una proporción de sales minerales. 

  • Estira: tienes que hacerlo de manera suave para reducir la presión sobre el músculo. La forma de trabajarlo depende mucho de la zona en la que se haya dado el calambre. Por ejemplo, uno muy común es el espasmo en la pantorrilla. Para aliviarlo, tienes que sostener el músculo con una mano mientras levantas los dedos de los pies hacia la rodilla.
  • Masajea suavemente el músculo: Puedes hacerlo con Fisiocrem Gel Active. 

Está recomendado tanto para antes de hacer el ejercicio como para después. Es una solución fácil y rápida para evitar lesiones. También relaja y aporta una sensación de confort en la zona, con una fórmula que contiene ingredientes naturales como Árnica, Caléndula, Hypericum y Melaleuca conocidas por su efecto antiinflamatorio y analgésico. ¡Conoce todos sus formatos y olvídate de los dolores musculares! 

Fisiocrem