Dolor en la muñeca: causas y cómo aliviarlo

Dolor en la muñeca

Dolor en la muñeca: causas y cómo aliviarlo

Las manos y las muñecas juegan un importante papel en el desempeño de numerosas actividades de la vida cotidiana. Sentir dolor en esta articulación afecta, por tanto, a la calidad de vida y limita muchas actividades básicas del día a día. Padecer dolor de muñeca supone la imposibilidad de hacer movimientos que antes hacíamos de manera automática y sin reparar en la importancia de esta articulación para llevarlos a cabo. 

Causas del dolor de muñeca

Debido a que la muñeca interfiere en la gran mayoría de movimientos que hacemos, sentir dolor en esta zona es muy frecuente. En este sentido, no se puede hablar de una causa concreta para que aparezcan molestias en la muñeca, sino que convergen diferentes factores. Son los siguientes:

  • Por una caída. Recibir un golpe en la muñeca puede ocasionar torcedura, esguinces, sobrecarga, inflamación o hematomas. Todas estas situaciones propician un dolor muy molesto en la articulación que, en ocasiones, deberá ser tratado por un especialista.
  • La práctica de determinadas actividades deportivas. El tenis, el baloncesto, el golf o actividades de ocio, como jugar a los bolos, requieren de la muñeca para ser desempeñados. Recibir impactos durante la actividad en la zona puede provocar dolor.
  • Tener sobrepeso, llevar una mala alimentación y una vida sedentaria. El buen funcionamiento del sistema circulatorio, la ausencia de grasa en el organismo y la actividad física favorecen el fortalecimiento de esta articulación. De lo contrario, aparecerán múltiples problemas y dolencias no solo en la muñeca, sino también en otras partes del cuerpo.
  • Tener una mala higiene postural. Las malas posturas y la realización de un movimiento repetitivo o la carga de peso en periodos largos de tiempo también son factores que favorecen la aparición de dolor en la muñeca.


Dolor de muñeca por el uso del ratón


Otro de los factores que provocan dolor en la muñeca es el desempeño de determinadas profesiones, como es el caso de todos los oficinistas y, en general, cualquier persona que desarrolle su actividad laboral con un ordenador.


Es importante destacar esta causa porque, desde hace años, con la entrada en el mundo digital, somos muchas las personas que trabajamos frente a un ordenador y nos pasamos horas tecleando y haciendo uso del ratón. Aunque a priori parezcan movimientos insignificantes, pueden ser la causa directa del dolor de muñeca.


Esto se conoce como el síndrome del ratón y se manifiesta por hormigueo, entumecimiento o dolor en los dedos, en las manos y en las muñecas.  Esto se debe a que se mantienen los brazos siempre en la misma postura y se teclea durante horas.

 

Cómo aliviar el dolor de muñeca

 

El dolor es un mecanismo de defensa que el organismo usa para avisarnos de que algo no va bien. Normalmente, el dolor de muñeca no resulta algo grave y no necesita cuidado médico. En este sentido, en muchas ocasiones con unas determinadas prácticas de cuidado personal el dolor remitirá. ¡Te las contamos!

 

  • Descansar la muñeca. No ejercitarla si se siente dolor y mantenerla elevada para favorecer el flujo sanguíneo.
  • Si eres de los que trabaja con el ordenador, descansa cada media hora apoyando las palmas de las manos sobre la mesa y mantén una postura correcta y natural durante las horas de trabajo.
  • Aplicar hielo en la zona sensible cuando hay inflamación, hematomas y dolor a causa de estos.
  • Aplicar calor cuando hay sensación de entumecimiento. De esta forma se aumentará la movilidad y se estimulará el riego sanguíneo.
  • Ejercitar la muñeca para mantenerla flexible y fuerte. Estirar el brazo y hacer calentamientos de muñeca antes de realizar deportes donde esta articulación sea clave.
  • No coger peso excesivo ni hacer gestos demasiado repetitivos en periodos largos de tiempo.
    Asimismo, ayúdate de Fisiocrem Gel Active, un producto con ingredientes naturales. Esta solución de masaje rápida te ayudará a preparar tus músculos y ligamentos para evitar lesiones y molestias en zonas como la muñeca durante la realización de actividades de la vida cotidiana o de ejercicio físico.
Fisiocrem