Dolor de cervicales y dolor de cabeza: causas y cuidados

Dolor de cervicales y dolor de cabeza

Dolor de cervicales y dolor de cabeza: causas y cuidados

En ocasiones las actividades del día a día pueden jugarnos una mala pasada si las realizamos con la postura incorrecta, ya que pueden desembocar en un dolor de cervicales que, lejos de ser algo leve, limita considerablemente la calidad de vida de quien lo padece. En este post queremos ayudarte a identificar este tipo de dolencia y a ponerle solución. Sigue leyendo y ¡que nada te pare!

¿Qué es el dolor cervical?

El cuello es una de las zonas del cuerpo con mayor movilidad, lo que supone que también es más probable sufrir sobrecargas, distensiones o bloqueos musculares en esta región. La columna cervical es la parte más alta de la columna vertebral y cuenta con siete vértebras, que son las más pequeñas de la estructura. 

Más concretamente, las cervicales se encuentran entre la cabeza y la columna y son las encargadas de mover y situar la cabeza en la posición requerida para llevar a cabo diferentes funciones del día a día como pueden ser conducir, leer, trabajar, beber agua o comer. Padecer dolor cervical afecta a la calidad de vida e impide desarrollar con normalidad estas actividades cotidianas. 

 

Causas del dolor cervical

El dolor en las cervicales es algo muy común y es una de las principales dolencias que tratan los fisioterapeutas. Entre sus principales causas se encuentran:

  • El estrés y los problemas emocionales como la ansiedad. El ritmo acelerado del día a día y las preocupaciones generan tensión, la cual se acumula en las cervicales.
  • Movimientos repetitivos o misma postura durante mucho tiempo.
  • Mantener una mala postura. En cualquier actividad diaria e incluso durmiendo.
  • Dormir mal y tener falta de descanso. Esto genera estrés y, como hemos visto, la tensión que se genera se acumula en la región.
  • Utilizar demasiado el ordenador, el móvil o cualquier otro dispositivo. 
  • Girar el cuello de forma brusca.
  • Levantar peso con una mala postura. 

Existen otras situaciones que pueden provocar dolor cervical, pero son casos más serios y necesitan de un seguimiento médico exhaustivo. Por ejemplo, a causa de un accidente, por fibromialgia, artritis cervical, rotura de disco u osteoporosis, entre otras. 


 

Síntomas de cervicales inflamadas

 

Ya hemos visto las causas del dolor cervical, ahora debemos conocer los síntomas para poder detectarlo a tiempo y poner remedio. Entre los síntomas más comunes se encuentran:

- Dolor local en el cuello

- Dolor en alguno de los brazos o en ambos

- Sensación de mareo al cambiar de posición

- Cefalea o dolor de cabeza

El dolor suele estar localizado en el cuello, pero en ocasiones puede extenderse a los brazos, a la espalda y a la cabeza. De hecho, esta última suele ser una de las consecuencias más directas del dolor de cervicales. Es muy común que nos empiece a doler la cabeza por un dolor proveniente del cuello, siendo síntoma de una afección cervical que recibe el nombre de cefalea cervicogénica o cefalea cervical.


 

Síntomas de la cefalea cervical

El dolor de cabeza puede pasar por diferentes niveles de intensidad, desde uno moderado hasta uno muy intenso, aunque sin llegar a ser una migraña. Además, si no se trata el dolor cervical puede ser muy recurrente y convertirse en una auténtica molestia para el día a día. Sus síntomas son:

 

  • Dolor muy fuerte de cabeza en la región occipital o en la zona oculofrontotemporal.
  • Dolor crónico o recurrente.
  • El dolor puede desplazarse a hombros, espalda o brazos.
  • Limitación de movimiento en el cuello.
  • En ocasiones pueden dar mareos, náuseas, vómitos, sensibilidad a la luz o al ruido, visión borrosa o malestar.


 

Consejos para cuidar las cervicales

 

Desde Fisiocrem hemos creado junto a la Asociación Española de Fisioterapeutas (AEF) una guía para el cuidado de la salud muscular y articular. En esta guía señalamos que “mantenerse inactivo durante horas y/o adoptar posturas forzadas y prolongadas en el tiempo favorece la aparición de problemas musculoesqueléticos”, entre los que se encuentra el dolor cervical. Por eso es importante moverse la mayor parte del tiempo y evitar la misma postura durante horas. 

 

También hemos visto que una de las principales causas de esta dolencia es el uso prolongado de dispositivos móviles o pasar muchas horas frente al ordenador. Por ello, desde Fisiocrem y la AEF recomendamos realizar descansos frecuentes y ejercicios de flexibilización y movilización de las articulaciones e intentar que el dispositivo siempre esté a la altura de los ojos con el fin de evitar inclinar la cabeza hacia bajo, la cual desde estar alineada con la espalda. 

 

Asimismo, hemos visto que los problemas emocionales son una causa principal del dolor cervical, por lo que es importante llevar a cabo ejercicios de relajación, dormir las horas necesarias, practicar deporte al menos 30 minutos diarios y seguir una alimentación sana y equilibrada. Esto hará que tu cuerpo se vaya relajando y, además, será una medida de prevención del dolor cervical. 

 

En la guía también te recomendamos hacer estiramientos antes de realizar cualquier actividad cotidiana y aconsejamos aplicarse algún producto como Fisiocrem Spray Active Ice, una solución efectiva que te ayuda a aliviar el dolor gracias a un efecto frío inmediato y duradero. Es el producto perfecto para el dolor de espalda o cervicales. ¡Que nada te pare!


 

Fisiocrem
Fisiocrem