Dolor articular: causas y remedios

Las causas del dolor en las articulaciones

Dolor articular: causas y remedios

El dolor en las articulaciones, incluso en nuestros músculos, es más habitual de lo que parece. El ritmo de vida que llevamos, los esfuerzos y el paso del tiempo van provocando molestias que no nos permiten disfrutar de la calidad de vida que quisiéramos. Son muy diversas las causas de este tipo de padecimientos y hablaremos de ellas a continuación.

Causas por las que puede aparecer el dolor en las articulaciones

Existen numerosas razones por las que se produce dolor en las articulaciones. Una de ellas son las enfermedades como la artritis, la gota, el lupus o la artrosis. Pero nosotros queremos centrarnos en aquellos problemas que sufrimos por el sobresfuerzo que realizamos cada jornada, el exceso de trabajo y, por supuesto, el paso del tiempo. El dolor articular puede presentarse en diversas partes del cuerpo: dolor en la región lumbar, caderas, hombros, columna vertebral, pies, manos y rodillas.

Sin duda, se trata de una situación que limita la rutina diaria. Por ejemplo, nos impide rendir en el ámbito laboral como nos gustaría o realizar ciertas actividades que nos encantaría incluir en nuestro día a día, como el baile u otro tipo de ejercicios moderados, entre los que se encuentran andar en bicicleta y el footing. Esto se debe a que podemos tener diferentes sensaciones a causa de estas molestias. Estas se basan en la rigidez, la inflamación, el dolor agudo y los pinchazos. Teniendo en cuenta todo lo anterior, las ganas de levantarnos del sofá son mínimas, sentimos un cansancio inmenso provocado por el malestar, el insomnio se hace protagonista cada noche y nuestro ánimo se ve reducido.

Consejos para evitar el dolor en las articulaciones

El hecho de vivir en constante tensión perjudica nuestras articulaciones. Los músculos se contraen y esto provoca un dolor continuo a lo largo de todo el cuerpo. Este hecho se da sobre todo en aquellas zonas que debemos mover de forma continua, como por ejemplo el cuello.

Por otro lado, el sedentarismo puede hacer tanto daño al organismo como el deporte en exceso. Por ello, el ejercicio moderado siempre nos beneficiará. Podemos optar por el yoga o el pilates, o incluso por un poco de fitness que nos haga sentir vitales y enérgicos.

Todo peso corporal superior al recomendable puede provocar multitud de consecuencias negativas. En el caso de las articulaciones, cuanto mayor sea, más las perjudicará. Es de sentido común, puesto que las rodillas y los tobillos deberán soportar una carga que no les corresponde.

Asimismo, las posturas pueden producirnos dolor o malestar. Demasiadas horas delante del ordenador o sentarnos de forma inadecuada, por ejemplo, los dolores en el cuello teletrabajando, que pueden tener graves secuelas. Por ello, si corregimos la postura, notaremos poco a poco que las molestias desaparecen.

Ingredientes para prevenir el dolor articular

El colágeno aporta elasticidad, resistencia a la presión y flexibilidad a las articulaciones. Y, aunque se encuentra de forma natural en nuestro organismo, a lo largo de nuestra vida necesitamos ayudarnos con un suplemento de esta sustancia para proteger los tendones y los ligamentos, imprescindibles para un movimiento sin dolor.

Por otra parte, el magnesio está relacionado con el buen funcionamiento y la protección articular, ya que es esencial para que nuestros músculos funcionen bien y para el mantenimiento de los huesos. Estas son las razones por las que es tan recomendable apostar por él para cuidar nuestras articulaciones y prevenir el dolor. Además, ayuda a reducir el cansancio y la fatiga.

Asimismo, el ácido hialurónico actúa como lubricante entre los huesos que conforman las articulaciones. De este modo, permite un movimiento mucho más natural.

Igualmente, la vitamina C ayuda a mejorar el estado de nuestros cartílagos, y la leucina es imprescindible para la regeneración muscular gracias a la activación de la ruta de síntesis proteica del músculo.

Por último, el cuerpo utiliza la glucosamina para producir una serie de sustancias que forman parte de ligamentos, cartílagos, tendones y el líquido espeso que se encuentra alrededor de las articulaciones. A su vez, la condroitina contribuye a que el cartílago presente una mayor elasticidad y, por lo tanto, aporta bienestar al cuerpo.

Con todo, podemos decir que tenemos la oportunidad de cuidarnos con muy poco. Solo hay que regular nuestra rutina diaria y nuestro estilo de vida, y apostar por aquellos complementos que pueden ayudarnos a sentirnos mejor, como Fisiocrem Músculos y Articulaciones que ayuda a ese cuidado que buscamos de las articulaciones y contribuye a la recuperación muscular día a día. 

Gracias a sus componentes, Magnesio, Leucina, Colágeno, Ácido hialurónico, Glucosamina y condroitina y Vitamina C, cuyas propiedades nos ayudarán a evitar los dolores en las articulaciones o que estos vayan a más. ¡Es hora de cuidarse!

Fisiocrem
Fisiocrem