Qué es la Árnica y para qué sirve

Beneficios de la árnica

Qué es la Árnica y para qué sirve

La naturaleza es el mejor patrimonio que tenemos los seres humanos nada más y nada menos porque cuenta con una infinidad de plantas que son muy beneficiosas para la salud. A veces ignoramos todo lo que una simple hoja de una planta puede llegar a hacer por nosotros, que es mucho. Entre estos vegetales se encuentra el Árnica, una planta con origen en Europa Central y que se ha utilizado desde la antigüedad como un antiinflamatorio.   

Este regalo de la naturaleza también es conocido como Arnica montana o tabaco de montaña y solo se recomienda en uso externo (como una pomada o aceite) pero nunca como una infusión porque puede causar intoxicación, mareos, dolores de cabeza, vómitos e incluso diarrea. 

Asimismo, esta flor pertenece a la familia de las asteráceas (igual que la camomila o la caléndula) y presenta un aspecto muy llamativo, con un tallo verde claro y velludo que puede llegar a alcanzar los 40 cm de altura, hojas gruesas, una bonita flor de color amarillo anaranjado y un aroma que recuerda mucho al de la manzanilla. 

Este antiinflamatorio que nos regala la naturaleza es conocido también como ‘la flor de los deportistas’ ya que tiene múltiples propiedades sobre los tejidos musculares, ayudando a su recuperación tras una sesión de esfuerzo físico. El árnica es una alternativa natural para todo aquel que necesite preparar sus músculos y ligamentos para evitar lesiones producidas en el día a día o por la realización de ejercicio físico.

Las 3 propiedades de la Árnica

Sus propiedades son las siguientes: 

Funciona como un antiinflamatorio. El árnica está compuesta principalmente por la helenalina, el mayor responsable de los efectos terapéuticos del tabaco de montaña. Gracias a este componente, el hinchazón de las lesiones se reducirá y los moratones desaparecerán. 

  • Es un analgésico natural: su contenido en flavonoides, ácidos fenólicos y amacina entre otros (ricos antioxidantes), ayuda a aliviar dolores de cabeza, articulares, musculares, así como el dolor por lesiones y contusiones.
  • Antibacteriana o antimicrobiana: su poder cicatrizante evita que las bacterias desarrollen su actividad. Actúa de forma rápida y eficaz sobre zonas enrojecidas, irritadas o con prurito.
  • Gracias a todas estas propiedades, esta planta se ha convertido en un imprescindible de los remedios naturales para cuidar la musculatura y otros tejidos de nuestro organismo.

Cuáles son los beneficios de la Árnica

A continuación te contamos los principales beneficios del arnica:

Alivia el dolor y el hinchazón causado por golpes, torceduras o distensiones musculares. Como hemos visto, es un analgésico y un antiinflamatorio natural que nos ayudará a mantener nuestras articulaciones y músculos en perfectas condiciones antes, durante y después de realizar actividad física. 

  • Estimula la circulación. Sus ingredientes favorecen la circulación periférica, ayudando a eliminar varices y hematomas, que no son más que acumulación de sangre como consecuencia de un golpe.

También tiene beneficios sobre la piel y mejora su aspecto. Esta planta evita las estrías, el acné y el envejecimiento de la piel porque también tiene propiedades antioxidantes. Los remedios con árnica son muy efectivos frente a irritaciones cutáneas, picaduras, quemaduras, urticaria o prurito gracias a sus propiedades cicatrizantes y antiinflamatorias.

  • Es buena para preparar músculos y ligamentos: ayuda a evitar lesiones y te ayuda en los esfuerzos cotidianos. Por eso este ingrediente natural está presente en Fisiocrem Gel Active junto con extracto de Caléndula, Hypericum y Melaleuca. Una pequeña cantidad de este remedio junto con un masaje en la zona afectada te hará sentir como nuevo.
Fisiocrem