Los mejores alimentos para las articulaciones

Alimentos para el bienestar de las articulaciones

Los mejores alimentos para las articulaciones

Las articulaciones juegan un importante papel en nuestro cuerpo y, por ello, son una de las partes más castigadas debido a factores como la edad, el estilo de vida y, por supuesto, la mala alimentación. En este sentido, hoy vamos a conocer un listado de alimentos buenos para las articulaciones con el fin de mantenerlas fuertes y sanas para desarrollar actividades del día a día sin limitaciones. ¿Nos acompañas? ¡Empezamos!

 

11 alimentos que favorecen el bienestar de las articulaciones

Desde que tenemos uso de razón hemos escuchado que es importante mantener una dieta variada y equilibrada pero, en esta ocasión, debemos poner especial atención sobre aquellos alimentos ricos en proteínas, vitaminas y minerales y que favorecen la nutrición del hueso y del tejido articular. Más concretamente, para cuidar las articulaciones, es importante ingerir vitaminas (C, D, E), calcio, magnesio, silicio y azufre; aunque lo más importante es incluir en la dieta alimentos que ayuden a la producción de colágeno, esencial para el correcto funcionamiento de rodilla, cadera, codo u hombro. 

 

Las vitaminas son antioxidantes y, además, contribuyen a la estimulación de colágeno, propiciando el rejuvenecimiento de las articulaciones y la protección del cartílago. El calcio, por su parte, junto con el fósforo, interviene en la formación, desarrollo y mantenimiento de las articulaciones. A su vez, el magnesio es uno de los principales componentes del sistema óseo; mientras que el silicio favorece la síntesis de elastina y colágeno; y el azufre contribuye a la formación de tendones, cartílagos y ligamentos. 

 

A continuación, veremos una lista detallada de los alimentos que contienen estos componentes para que a la hora de ir al supermercado tengas todo claro. ¡Coge papel y lápiz!

  • Agua: Mantenernos hidratados ayuda a sintetizar líquido sinovial, esencial para mantener las articulaciones acolchadas y lubricadas y, así, evitar la fricción entre los cartílagos y otros tejidos.


 

  • Lácteos. Son la mayor fuente de calcio que podemos encontrar en la pirámide alimenticia y, además, su absorción es muy rápida y muy efectiva si se ingiere junto con vitamina D y C, muy eficaces en la absorción de este mineral.


 

  • Frutos secos. Como las nueces, las pipas, el sésamo o las almendras, entre otros. Estos alimentos tienen un alto contenido en magnesio, uno de los principales componentes de la estructura ósea y un elemento muy importante para mantener huesos y articulaciones en perfectas condiciones.


 

  • Legumbres. Las tradicionales lentejas, las judías o los garbanzos son aliados perfectos para ingerir magnesio y hierro en el organismo y, en consecuencia, mantener el tejido óseo reforzado.


 

  • Cereales integrales. El trigo, el arroz integral o la avena son fuentes indiscutibles de fibra y, además, contienen magnesio, lo que ayuda a mantener el bienestar de nuestras articulaciones.


 

  • Verduras. Las más efectivas para mantener las articulaciones sanas son las verduras de hoja verde como la acelga, la espinaca o el brócoli, ya que protegen al tejido del desgaste oxidativo.


 

  • Frutas: Fresa, kiwim naranja, papaya, piña, limón, arándanos… En definitiva, alimentos ricos en Vitamina C, que contribuye en la síntesis del colágeno que, a su vez, mantiene los huesos y las articulaciones lubricadas. 


 

  • Hortalizas: Como el ajo, la cebolla o el puerro. Son ricas en azufre, un mineral muy importante para la formación de colágeno. Además, permiten muchos tipos de cocinado, convirtiéndose en alimentos muy versátiles y con un gran sabor.


 

  • Carne: El principal beneficio de este grupo de alimentos es que contienen proteínas, lo que proporciona aminoácidos esenciales para sintetizar colágeno y para mantener las articulaciones reforzadas. No obstante, no hay que hacer un uso abusivo de la carne y menos si esta es roja.


 

  • Pescado. Sobre todo el pescado azul (atún, caballa, sardinas), ya que es rico en Omega 3, que actúa como un antiinflamatorio protegiendo, así, a las articulaciones del desgaste provocado por la fricción.


 

  • Aceite de oliva. Es el rey de la dieta Mediterránea y, aunque no hay que abusar de su consumo, es rico en Vitamina K que ayuda a transportar el calcio.


 

Para que la ingesta de estos alimentos sea del todo efectiva, es importante dejar atrás los procesados, con aditivos y conservantes. Todos los elementos de la dieta deben ser naturales y libres de sustancias perjudiciales para la salud de nuestro organismo y de nuestras articulaciones.


 

Beneficios de los complementos alimenticios para las articulaciones


 

Además de incluir estos alimentos en la dieta, es muy beneficioso ayudarse de complementos alimenticios para el cuidado de las articulaciones como Fisiocrem Músculos y Articulaciones. Se trata de un producto elaborado con Magnesio, Leucina, Colágeno, Ácido Hialurónico, Glucosamina y Condroitina y Vitamina C, compuestos que ya hemos visto en el listado de alimentos y que son muy importantes para reforzar, lubricar y mantener protegidas las articulaciones ante los factores de desgaste


 

Con tan solo un cacito de Fisiocrem Músculos y Articulaciones al día, ayudarás al correcto mantenimiento de tus articulaciones y podrás realizar las actividades del día a día sin ningún tipo de limitación. ¿A qué esperas para cuidar tus articulaciones? ¡Da el paso!


Para finalizar y ayudar al cuidado de tus articulaciones te dejamos una guía para el cuidado de la salud muscular y articular que Fisiocrem ha preparado junto a la Asociación Española de Fisioterapeutas que incluye las recomendaciones básicas para fortalecer músculos y articulaciones, y evitar así, posibles lesiones futuras.

Fisiocrem
Fisiocrem