¿Cuáles son los síntomas de la tensión en el cuello?

Síntomas de tensión en el cuello

¿Cuáles son los síntomas de la tensión en el cuello?

La tensión en el cuello es una dolencia muy común hoy en día y tiene su origen en la distensión de los músculos de la zona a causa de nuestro estilo de vida, donde influyen una serie de factores que se pueden, y deben, evitar. Este tipo de dolor suele ser un incordio porque limita realizar movimientos tan básicos como girar la cabeza. De hecho, en algunos casos puede derivar en torticolis, una lesión en los músculos que suele durar uno o dos días y que impide mover la cabeza por completo

El cuello soporta todo el peso de la cabeza y es muy flexible, pero tiene unos límites. En general, no prestamos atención a la postura de nuestro cuerpo y es muy importante para no hacernos daño en músculos y huesos y para evitar lesiones temporales que pueden llegar a convertirse en crónicas. En este post vamos a hablar de los síntomas y el tratamiento de la tensión en el cuello. ¡No te lo pierdas!

Es normal sentir molestia en el cuello tras una larga jornada de trabajo, pero esta sensación se aliviará una vez hayamos descansado. No obstante, cuando el dolor persiste un periodo de tiempo mayor, ya estamos hablando de tensión acumulada en los nervios. Los síntomas de la tensión en el cuello son los siguientes:

  • Sensación de dolor cuando mantenemos la cabeza en un lugar durante mucho tiempo, como cuando conducimos o trabajamos delante de un ordenador. Seguramente, cuando esto te suceda también tengas dolor de cabeza.
  • Mayor rigidez en los músculos. Notarás que tienes menor capacidad para girar la cabeza y cuando quieras hacerlo sentirás un dolor muy fuerte y la sensación de que se te va a romper el cuello. Esta rigidez puede extenderse hasta los hombros, la espalda y los brazos.
  • Pequeños latigazos o espasmos que te harán expresar un ¡ay! cada vez que te suceda. Esto se debe a que los nervios del cuello se han comprimido y puede dar lugar al entumecimiento.

☝ Aquí te dejamos un artículo para que sepas más sobre las contracturas musculares.

 

Estas son las causas del dolor cervical y la tensión en el cuello

 

La tensión en el cuello tiene su razón de ser en una serie de factores internos y externos. En algunas ocasiones podremos evitar el dolor cambiando hábitos, pero en otras no podemos hacer nada más que intentar prevenirlo. Las principales causas del dolor de cuello son las siguientes: 

Estrés. Llevar un ritmo de vida acelerado tensa todos los músculos de nuestro cuerpo y no saber relajarnos puede derivar en lesiones graves. De hecho, una de las más comunes es el bruxismo que tiene lugar cuando apretamos muy fuerte la mandíbula mientras dormimos o durante el día de manera inconsciente. Apretar constantemente los dientes puede provocar dolor en el cuello porque tensa los músculos. 

  • Tensiones musculares. La principal causa del dolor de cuello es esta. La sobrecarga muscular se debe a malas posturas en acciones tan cotidianas como mirar móvil, estar frente al ordenador durante horas, poner una lavadora, agacharse, caminar encorvado o leer un libro en la cama. En otras ocasiones, las hernias de disco en las vértebras del cuello pueden ejercer presión sobre los nervios de la zona y provocar un pinzamiento del nervio.
  • Articulaciones desgastadas. A medida que pasan los años, las articulaciones de nuestro cuerpo van perdiendo fuerza y se desgastan. El cuello tampoco se libra de este envejecimiento y puede sufrir múltiples lesiones.
  • Lesiones. Los accidentes de coche influyen mucho en la tensión acumulada en el cuello. El movimiento hacia delante y hacia atrás que realiza la cabeza durante un impacto crea hiperextensión cervical. En este caso es muy importante acudir al médico.
  • Enfermedades como la artritis hacen que los cartílagos de las vértebras se deterioren, obligando al cuerpo a generar osteofitos que provocan dolor y limitan el movimiento de las articulaciones.

 Ejercicios y tratamientos para aliviar la tensión en el cuello

 

Como hemos señalado, hay una serie de actividades o tratamientos que podemos realizar diariamente para evitar la tensión en el cuello y en los hombros. Te contamos algunas de ellas: 

  • Haz movimientos con la cabeza. Cuando empecemos a sentir molestias es recomendable hacer una serie de ejercicios como inclinar la cabeza lentamente de derecha a izquierda; rotar la misma haciendo círculos; hacer rotación de hombros; y estirar los brazos por detrás de la cabeza. Hacer estos ejercicios cada día al despertarnos nos ayudará a evitar contracturas en el cuello.
  • Mantén una postura correcta: cuando veas la televisión, estés con el ordenador o mires el móvil trata de tener la espalda recta. Además, es muy recomendable mantener los aparatos digitales a la altura de los ojos, para no forzar el cuello hacia abajo. Asimismo, si trabajas en una oficina, tómate un descanso de 10 minutos cada hora para relajar el cuello y la vista. A la hora de dormir, también es importante mantener el cuello alineado con la columna vertebral, a poder ser de lado y con una almohada adecuada.
  • Agáchate siendo consciente de cómo lo haces. La manera correcta es flexionar las rodillas y mantener el cuello recto. Hazlo cada vez que te agaches, aunque sea para recoger un bolígrafo.
  • Cuando el dolor ya ha aparecido, aplica frío en la zona cervical y verás cómo sientes alivio. Se recomienda aplicar frío durante 10 minutos con periodos cortos de descanso y repetir la acción tres o cuatro veces más.
  • Date pequeños masajes para aliviar la zona. Para esto, es importante contar un buen producto como es Fisiocrem Spray Active Ice, una solución muy efectiva para aliviar el dolor en el cuello y en cualquier otra parte del cuerpo al proporcionar un efecto frío inmediato y duradero que evita el hinchazón.

 


 

Fisiocrem