Realiza las tareas del hogar con seguridad

Lesiones musculares más comunes

Realiza las tareas del hogar con seguridad

Actividades tan cotidianas como hacer las tareas del hogar, no están exentas del trabajo muscular. Por eso debemos prestar una especial atención cuando las realizamos para evitar la aparición de molestias y lesiones musculares o articulares, aunque sean tareas rutinarias y habituales.


Es en estas situaciones en las que los músculos y articulaciones pueden trabajar en posturas forzadas, con movimientos repetitivos, es cuando se pueden desarrollar patologías musculo esqueléticas por sobreuso.    


Fregar, planchar, barrer, cocinar, limpiar los cristales o hacer las camas pueden ser algunas de las actividades que provoquen estas molestias o en el peor de los casos lesiones.      


Realizarlas sin preparar previamente nuestro cuerpo y sin tener en cuenta la ergonomía durante la actividad, puede tener consecuencias en nuestro sistema musculo esquelético derivando en molestias y si se alargan en el tiempo, también en lesiones como pueden ser cervicalgias, lumbalgias o dolor crónico en las extremidades. 


Como pauta principal de prevención debemos tener el hábito de mantener nuestros músculos fuertes y elásticos mediante la realización de actividad física moderada.      


En anteriores artículos hablábamos de los beneficios de la actividad física para nuestra salud, y de que incorporar el ejercicio como una rutina terapéutica nos ayudará a mantener músculos y articulaciones en buen estado para afrontar las tareas del hogar en mejores condiciones.    


Debemos también añadir a esta pauta física dos aspectos muy importantes:   
- La ergonomía 
- La activación y relajación pre y post esfuerzo. 


Por ergonomía entendemos las estrategias que aplicaremos para minimizar el impacto de los esfuerzos que realizamos en nuestro cuerpo. 


Mantener la postura correcta con la espalda recta, flexionando las rodillas para mover pesos o  adaptar la longitud de palos de escobas a nuestra altura, son algunas de estas pautas a seguir. 


Por otro lado la activación de nuestro cuerpo mediante ejercicios de movilidad articular suaves. Las técnicas de auto masaje por ejemplo, (ver vídeo tareas del hogar) nos ayudarán a que alcancemos la temperatura idónea para trabajar con seguridad. 


Mientras que la vuelta a la calma mediante estiramientos suaves y de larga duración, nos permitirá devolver las articulaciones a su estado de reposo habitual y evitar estas molestias o lesiones. 


Teniendo en cuenta esta serie de consejos y tomándonos en serio la realización de estas tareas  conseguiremos una buena salud postural. 


¡Recuerda tener siempre Fisiocrem a mano!  

Jordi Bertran