EL ORDENADOR Y LA MANO: VAMOS A LLEVARNOS BIEN

Lesiones funcionales

EL ORDENADOR Y LA MANO: VAMOS A LLEVARNOS BIEN

Sin darnos cuenta, las lesiones provocadas por el uso de las herramientas informáticas se han consolidado en nuestra sociedad como unas de las más habituales, generando un gran número de bajas laborales e incapacidades. 

Este tipo de lesiones son difíciles de diagnosticar con pruebas tipo radiografía, resonancia o ecografía. Aún más teniendo en cuenta que éstas se realizan en periodos de descanso.  Es por este motivo que no son catalogadas como patologías propiamente sino como dolencias o molestias musculares.  

La sintomatología puede ser variada incluyendo, dolor, fatiga muscular, hormigueo e incluso en los casos más cronificados, afectación del resto del brazo (codo y hombro) y de la columna cervical. 

A la hora de encontrar soluciones para evitar la aparición de dolencias o mejorar la sintomatología, en el caso de que ya se haya presentado, hemos de tener en cuenta dos estrategias. Vamos a verlas.  

En primer lugar hemos de adoptar una buena ergonomía en el lugar de trabajo, reconociendo que estar sentado en una silla es de las posturas menos ergonómicas  que existen. Pero es precisamente por ese motivo que será imprescindible identificar y modificar los factores agravantes: 

- La postura en la silla de trabajo: regulando la altura, distancia a la mesa, flexión de rodillas y tobillos y colocación de la espalda.  
- La ubicación del ordenador en la mesa: distancia, altura del monitor o colocación de dispositivos.  
- El tipo de ordenador que utilizamos.  

De este último punto, cabe destacar que el tipo de teclado y de ratón son factores especialmente destacables, ya que los convencionales obligan a trabajar la muñeca en extensión, aumentando considerablemente la compresión de las articulaciones y la tensión en tendones y en el sistema nervioso. 

Existen en el mercado teclados en forma de V, teclados regulables en inclinación o ratones verticales con plataforma de apoyo que mejoran la posición de muñeca y brazo de manera que reducen el estrés sobre estas estructuras. 

La segunda estrategia a seguir sería la que implica la distribución de las horas de trabajo
  
Debido a la cantidad de horas que podemos pasar sentados delante de la pantalla y la carga física que supone esto para la extremidad superior, es imprescindible realizar micro pausas de segundos y pausas de minutos de manera alternada, acompañadas de ejercicios, estiramientos y auto masajes para dosificar el esfuerzo de la musculatura y las articulaciones.  

Tomar conciencia de estos aspectos es el primer paso a seguir para poder desarrollar un actividad profesional con seguridad y garantías. Recordad que para mantener un nivel de salud óptimo, debemos ser nosotros los primeros en actuar.   
 

JORDI BERTRAN
Fisioterapeuta