Dolor muscular: ¿Qué sabemos de las agujetas?

Patologías funcionales

Dolor muscular: ¿Qué sabemos de las agujetas?

Todos alguna vez hemos sufrido ese dolor en los músculos. No nos deja movernos o lo hacemos con dificultad, y nos dura varios días hasta que poco a poco va despareciendo.

Efectivamente, ese el dolor muscular que aparece a las 24 horas después de un esfuerzo físico, denominado DMAT (o dolor muscular de aparición tardía) que nos limita en las actividades de la vida diaria son las temibles “AGUJETAS”. 

Y ¿Qué sabemos de ellas? Son muchas las teorías que han ido apareciendo a lo largo de los años. 

Que si los cristales de lactato, metabolitos, dolor neurológico, contracciones excéntricas…….No queda muy claro cual es el origen pero la teoría que recibe más apoyos entre los especialistas es que se deben a las micro roturas que se producen en las fibras musculares consecuencia del esfuerzo al que se someten los diferentes músculos implicados en un ejercicio físico. 

Lo que si tenemos claro es quecuando realizamos una actividad física que no estamos acostumbrados a hacer o que hace tiempo que no hacíamos, o si nos pasamos de intensidad en la misma, es casi seguro que nos vamos a quedar doloridos unos días hasta que nos recuperemos del esfuerzo. 

No debemos agobiarnos por su aparición. No son consideradas una lesión, sino más bien un conjunto de signos y síntomas que sabemos que de manera espontánea y gracias a la capacidad de recuperación propia de nuestro organismo, acabarán desapareciendo. 

El cuerpo es sabio y el dolor muscular que aparece nos advierte de que esa zona ha sufrido y está en proceso de recuperación, de ahí la importancia de respetar el tiempo de descanso que necesita el cuerpo para volver a estar en condiciones óptimas.

Nuestro objetivo será ayudar al propio cuerpo en ese proceso de regeneración. 

¿Cómo prevenir su aparición?

La mejor de las medidas parar para prevenir su aparición o disminuir su intensidad es la de realizar un buen calentamiento previo a la actividad física. 

Algunos consejos para realizar este calentamiento podrían ser:

  • Automasaje breve con Fisiocrem Gel Active/Gel Sport sobre los principales músculos hasta su total absorción
  • Ejercicios de movilidad articular suaves (circulares, pendulares, amplitud)
  • Estiramientos de los músculos de corta duración (10-15 segundos máximo)
  • Iniciar la actividad de manera progresiva (por ejemplo realizar los movimientos del entrenamiento sin carga o empezar la carrera a ritmo lento)

Esto ayudará a que los grupos musculares vayan tomando temperatura de manera progresiva. También las articulaciones, reduciendo la intensidad de las agujetas y la posibilidad de sufrir lesiones. 

Una vez finalizado el entrenamiento o actividad la vuelta a la calma debe ser progresiva, nunca se debe detener la actividad de golpe.

Algunas estrategias que podemos aplicar después del entrenamiento o actividad física pueden ser:

  • Masajes de liberación miosfascial, utilizando un rodillo para automasajear la musculatura y mejorar su elasticidad y flexibilidad
  • Estiramientos de larga duración (aproximadamente 60”) buscando tensiones de intensidad media/baja para relajar las fibras musculares y mejorar la circulación sanguínea
  • Frio/Calor. Baños con agua templada pueden ayudar a destensionar los músculos. La aplicación de frio local puede actuar como analgésia en aquellas zonas mas doloridas

Hemos de entender las agujetas como una respuesta normal de nuestro organismo a un sobre esfuerzo. En este sentido, hemos de ser conscientes de no superar nuestros límites adaptando lo entrenamientos a una intensidad y carga moderadas, dando tiempo a nuestro cuerpo a que se habitúe de manera progresiva al ejercicio. 

También es necesario recordar que un poco de reposo es importante para una buena recuperación. Hemos de tener claro que algo de ejercicio suave, como por ejemplo dar un paseo, nos ayudará mucho a mitigar la sensación de dolor de las agujetas.

  • ¡Activa tu cuerpo!
Jordi
Bertrán