¿Qué es y para qué sirve la caléndula?

Las propiedades de la caléndula officinalis

¿Qué es y para qué sirve la caléndula?

La caléndula es una planta medicinal que ya se usaba en la Antigua Grecia. Su etimología designa el primer día del mes y también hace referencia a su capacidad para florecer en cualquier época del año. 

Los egipcios también la consideraban una planta milagrosa por sus principios medicinales.

La caléndula, o también llamada botón de oro, es una planta con unos colores anaranjados y amarillentos que deslumbran y llaman mucho la atención. Es una planta que se usa en el mundo de la medicina y de la estética. 

Por lo general se aprovecha la flor, aunque también se pueden utilizar sus hojas para crear tratamientos de belleza y complementos de salud. Se usa tanto la planta fresca como la hoja seca en el mismo año, ya que sus propiedades permanecen más de un año, pero si se seca naturalmente sus propiedades ya no serán aprovechables. 

La caléndula sirve principalmente para aliviar afecciones dermatológicas, al igual que la banana y el aloe vera. La caléndula también sirve para curar heridas y tiene acción cicatrizante.  Es importante saber que también contiene ácido acetilsalicílico, lo que quiere decir que contribuye en la defensa de los virus. Los productos que contengan extracto de esta planta son muy útiles para aquellas personas que tengan la piel sensible a otros principios activos y que precisan de cuidados muy naturales y suaves. 

Vamos a ver cuáles son el resto de sus beneficios

 

Beneficios de la caléndula officinalis.

  • Es cicatrizante y antiséptica: Gracias a su alto contenido en carotenos y flavonoides fortalece la piel, protegiéndola de agresiones externas y aumentando la producción del colágeno, que es fundamental para que la piel se recupere. Como hemos dicho anteriormente, la caléndula sirve para curar heridas, estimula la acción cicatrizante y regenera la piel dañada. También se usa para las cicatrices, manos y pies agrietados, quemaduras, irritaciones dérmicas, eczemas… y cualquier tipo de afección dermatológica. Incluso se usa para curar las llagas.

 

  • Tiene propiedades emolientes, calmantes y suavizantes: Es ideal para los bebés. Debido a su contenido en betacaroteno, fitoesteroles y ácido salicílico alivia la irritación que les pueda producir el pañal. Forma parte de muchas cremas calmantes y emolientes para quemaduras y grietas.

 

  • Es antiinflamatoria: Otro de los beneficios de la caléndula es su capacidad de reducir la inflamación. Se puede usar en la superficie de la piel como coadyuvante y en la cura de infecciones bucofaríngeas. Muchas cremas antiinflamatorias contienen esta planta entre sus ingredientes. Como Fisiocrem Gel Active, que combina la caléndula con la árnica, hypericum y la melaleuca, plantas tradicionalmente conocidas por su efecto antiinflamatorio y analgésico. Es perfecta para preparar tus músculos y ligamentos y evitar lesiones.  

 

  • Para las infecciones bucofaríngeas se usa en infusiones o preparados para hacer gárgaras que calmen las llagas, rebajar la inflamación gingival o calmar los síntomas de la faringitis.

 

  • Reduce los dolores del ciclo menstrual: Gracias a los flavonoides que contienen sus flores, la caléndula no sólo previene sino que trata los espasmos que produce la menstruación a las mujeres. Además, su aceite es un buen aliado contra la candidiasis vaginal y otras enfermedades producidas por hongos.

 

  • Disminuye los dolores o problemas digestivos: Tiene efectos coleréticos, es decir que estimula la salida de la bilis al tracto digestivo, de manera que ayuda a hacer la digestión. Beber una infusión de caléndula puede ayudar mucho a aquellas personas que tengas problemas de gastritis, cólicos, indigestión...

 

  • Ayuda a la vista cansada: Aplicando una gasa mojada de infusión de caléndula sobre el ojo, reduce la fatiga ocular y evita la aparición del ojo rojo. 

 

  • Se usa como limpiador facial: Es un ingrediente que se usa en cremas y sirven para retirar el maquillaje. 
Fisiocrem
Fisiocrem